5 puntos importantes sobre las amputaciones arriba de rodilla

5 puntos importantes sobre las amputaciones arriba de rodilla

Hay muchas razones para una amputación. Van desde la presencia de arteriosclerosis, diabetes mellitus , enfermedades tumorales, infecciones, deformaciones congénitas hasta accidentes. 

Independientemente del motivo por el que se le practicó la amputación, posiblemente pasará por las mismas fases psicológicas que otras personas. Es esencial que pase por el proceso de adaptación; para algunas personas es más corto, ya otras les lleva varios meses. Es importante, sin embargo, que usted admita y comprenda el proceso mientras supera cada etapa.

  1. LAS  ETAPAS DEL PROCESO DE ADAPTACIÓN

Negación: La negación la suelen experimentar personas que se someten a amputaciones por traumatismo; normalmente aquellas a las que se les ha practicado amputaciones 

Depresión: Ésta es probablemente la fase más complicada de la adaptación, pero también desaparecerá. La depresión no es un signo de debilidad; sin embargo, no debería sentirse así. Es tratable y usted no debería dudar en pedir ayuda a su médico, enfermera, familiares y amigos.

Tristeza: aunque no es común en pacientes amputados, usted debe ser consciente de sus síntomas, que incluyen aislamiento severo, comportamiento violento, ideas suicidas, adicción al trabajo, depresión severa o prolongada, pesadillas y evitar pensar en su amputación. 

  1. DE LA AMPUTACIÓN A LA REHABILITACIÓN

Usted se encuentra en una nueva situación después de la amputación. El aspecto que tenga su vida en el futuro depende mayoritariamente de usted. El proceso de rehabilitación suele llevar aproximadamente medio año.

Soporte psicológico: Una amputación es un momento vital dramático. Por ello quizá convenga buscar ayuda psicológica. Puede discutir multitud de cosas con terapeutas especializados en psicología, aliviando a su familia y amigos.

Hablando con otros amputados: Le recomendamos hablar con personas con una lesión o amputación similar a la suya. Esto da coraje. Usted no está solo/a. Es bueno escuchar cómo otra persona está lidiando con una situación similar, y cómo su vida ha sufrido cambios. Se suelen intercambiar pequeños trucos, por ejemplo sobre el manejo de la prótesis.

  1. CUIDADOS DE LA EXTREMIDAD RESIDUAL

Cuando usted despierta de la anestesia, su pierna debería estar envuelta en vendas o en una escayola de la que sale un tubo. Este tubo fue introducido en la herida durante la operación con el fin de drenar fluido y sangre de la herida. Conocido como drenaje, se retira a medida que avanza el proceso de cura.

En la mayoría de casos, la herida se cierra en un periodo de tres a cuatro semanas y se forma una cicatriz. Compresión inicial del muñón residual: Es normal que se produzca hinchazón inicial en el muñón residual después de la operación. Esta hinchazón (edema) es una reacción normal. Suele reducirse pasada una semana aproximadamente.

Poco después de la amputación se aplicará presión en amplias áreas del muñón por medio de vendas elásticas, medias compresivas u otras ayudas médicas.

Ejercicios de movimiento: Se recomienda encarecidamente realizar ejercicios para fortalecer la musculatura de torso, brazo y piernas a fin de preparar al cuerpo para los siguientes pasos en el tratamiento. Pida a su terapeuta que le enseñe ejercicios que promuevan su recuperación y además aporten el mejor entrenamiento posible para la articulación más próxima al muñón. 

  1. ¿CÓMO ES VIVIR CON UNA PIERNA AMPUTADA?

Tras la operación, los afectados tienen que aprender a afrontar la nueva situación, ya que la amputación conlleva muchas restricciones y cambios que afectan tanto a nivel personal como profesional.

Para volver a las actividades de la  vida diaria, los pacientes deben trabajar en estrecha colaboración con profesionales de diferentes campos médicos. Junto a ellos trabajan en su movilidad y agilidad. También reciben ayuda para acostumbrarse a su prótesis y aprenden a usarla en la vida cotidiana.

Los especialistas también supervisan la cicatrización de heridas inmediatamente después de la operación y pueden brindar asesoramiento psicológico y atención a los pacientes. 

  1. MIEMBRO Y DOLOR FANTASMA

El dolor fantasma es un dolor que se siente como si proviniera de una parte del cuerpo que ya no está allí. La mayoría de las personas a quienes se les amputó una extremidad dicen que a veces se siente como si la extremidad amputada todavía estuviera allí.

Este fenómeno indoloro, conocido como sensación de miembro fantasma, no es lo mismo que el dolor fantasma. Para algunas personas, el dolor fantasma mejora con el tiempo sin tratamiento. 

Glosario 

Arteriosclerosis: Enfermedad vascular consistente en la obstrucción de las arterias que impide el paso de la sangre: la arteriosclerosis es un cambio arterial degenerativo relativo al envejecimiento.

Dreno: Facilitar la salida de líquidos acumulados en el interior de una herida u otra cavidad orgánica: hubo que drenar la herida. 

Escayola: Venda recubierta de este yeso que se utiliza para inmovilizar miembros lesionados o fracturados.

Edema: Hinchazón blanda de una parte del cuerpo producida por acumulación de líquido

Movilidad: Capacidad para poderse mover: como consecuencia del golpe, perdió movilidad en el brazo.

Relacionados
2 Comments

Awesome article! I really enjoyed reading it and learned some helpful information. Keep up the good work!

Excellent! nice to hear you found it useful, keep in touch.

Dajar un Comentario

Tu correo electrónico no será publico.Campos requeridos están marcados *